Tapices gobelinos franceses


Cargar Mas

Los críticos de arte definen los tapices de Rambouillet como ¡las mejores reproducciones de tapices antiguos existentes en el mundo Los tapices de Gobelinos A la muerte de Luigi XIV, en el 1715, el inventario de la corona reconduce bien2.15 5 tapices de los Gobelins. La técnica relativa a esta producción de tapices pintados, citada más veces en el “Registro del Superintendiente de la Corona”, parece envuelta por un misterio, las informaciones son raras y celosamente custodiáis. En la misma manufactura de los Gobelins, un arazziere no desvela al otro “el oculto detalle para pintar los tapices sobre tejido.” Éstos son los orígenes del procedimiento de producción de los tapices Editions de Art de Rambouillet. La sociedad francés de Rambouillet, refiriéndose a las técnicas empleadas en el siglo XVII, ideó en el 1960 un procedimiento exclusivo de reproducción de los tapices antiguos pintado sobre tejido. Fueron necesarios 7 años de búsquedas para alcanzar el resultado esperado El Tapiz De Rambouillet Procedimiento por la creación de los tapices Una vez elegido el tapiz que reproducir, es reproducido sobre el cartón en tamaño natural. Luego son dibujadas a mano las películas, uno por cada shade presente en el tapiz. Sólo para realizar las películas dibujadas por un tapiz son necesarios de seis a nueve meses.La manufactura actual de los Gobelinos es una fábrica que se dedicaba a la confección de tapices y alfombras. Dichos tapices estaban tejidos en lana, con hilos de plata y oro y sedas, en su mayoría se referían a pasajes históricos, temas religiosos y todo relacionado con el Rey. Esta crisis de la tapicería francesa, que se puede notar en toda la producción del siglo pasado, parece hoy resolverse gracias a la intervención de una serie de pintores que han provisto a la Manufactura de los Gobelinos, de Aubusson y de Beauvais de un buen número de cartones de gustos modernos y de efectos muy decorativos. quien reorganizó esta industria constituyendo un ordenamiento que hoy se llamaría «estatal». Legó, así, a los tejedores, un estatuto completo, fijó los salarios de trabajo, estabilizó los precios de los tapices e introdujo la costumbre, que continuó en los siglos siguientes, de que conocidos pintores ejecutasen los cartones pertinentes. Estas providencias permitieron un renacer de la tapicería en Francia, constituyendo una fuente de riqueza que sobrevive hasta el día de hoy.Se introduce también la perspectiva, eliminándose, por otra parte, el rígido contorno negro que en los tapices anteriores ocultaban y confundían las figuras, y se lo sustituye con vivos colores que hacen resaltar las zonas de luces y sombras. Se comienza, además, a usar guardas, en todo el contorno de los tapices, consistentes en dibujos de flores o frutas, que dan mayor realce a la parte central del tejido. El castillo de Schonbrunn, en Viena, que fue la residencia veraniega de los emperadores austrohúngaros, posee una rica colección de tapices que decoran las paredes de la espaciosa sala. A fin de imponer a los tapiceros el máximo de cuidado y seriedad en sus trabajos, la sociedad de tejedores de Bruselas estableció la obligación de que cada tapicero debía colocar al margen de los tapices una marca que indicase el nombre del tejedor junto al de la fábrica que los producía. Esta costumbre se difundió en seguida en todas las manufacturas de Europa.

La mejor oferta en tapices gobelinos franceses

Entre 1751 y 1773, bajo la dirección de Abel François Poisson de Vandi (el marqués de Marigny, hermano de Madame de Pompadour), los tapices recogieron las características del neoclasicismo. Los nuevos tapices, que contaban con sequence cada vez más cortas pero con una gran variedad de temas y una renovación de contenidos, se ganaron nuevos clientes entre la alta burguesía. Se fabricaban pequeñas composiciones con figuras en medallones ajustados al espacio disponible, realizados como pinturas. En la Revolución Francesa, los talleres fueron cerrados temporalmente, a raíz de una disputa entre los tejedores y la administración, y luego se volvieron a abrir, bajo la dirección del Estado, que hicieron poco, como las cubiertas de tapicería.Los cuatro paneles de las Parti­das de caza del duque del Devonshire (Londres, V.A.M) probablemente fueron tejidos en Arras alrededor de 1420. Inspiradas en las iluminaciones de los Tratados de Caza de Gastón Phébus, estas piezas muestran las relaciones entre el arte de los tejedores y el de la miniatura.Las obras bordadas de la polaca Emilia Bohdzwiewicz adoptan formas de libros textiles o de paneles sucesivos. Los puntos interrumpidos de Usa Rehsteiner constituyen una demostración concreta de las variaciones de este vocabulario. A partir del Romanticismo, el arte del textil se disgrega en escuelas, movimientos y tendencias que se suceden con gran rapidez.

Deja una respuesta