Muebles de baño de metal


Cargar Mas

Especialmente en baños más pequeños, es importante tener muebles que ocupen poco espacio y tengan suficiente capacidad de almacenaje. Sus tonos combinan la elegancia del metal en acabado brillante con la pulcritud de la superfície blanca, perfecta para aportar orden y limpieza al cuarto de baño. Siempre estarás bien enfocado e iluminado para ponerte guapo mientras encuentras todo lo que necesitas sin tener que ir a buscarlo a otro lugar.

La mejor oferta en muebles de baño de metal

 Primeros auxilios: haz sitio para las medicinas en la parte más baja, para que siempre estén a mano y seguras. Hay muebles de baño con espejo de formas alargadas, redondeadas, rectilíneas, de madera, de plástico, de forja… Descubre tres propuestas para tres estilos diferentes. Pero no solo este tipo de maderas tropicales son idóneas para el mobiliario de baños: con el acabado correcto las maderas de origen doméstico son también una buena elección. Como decoración, un espejo de madera con bordes redondeados y unos farolillos de metal en blanco serán perfectos para crear la atmósfera que buscamos. El tirador del mueble está integrado en el marco de aluminio que rodea al mueble y es de color negro mate. En el caso de la estnacia del baño, el estilo industrial comulga con espacios de esencia minimalista, elegantes, en los que priman la simplicidad en el color y la eliminación de elementos superfluos.

Mejores precios de muebles de baño de metal

Algunos modelos de muebles están especialmente diseñados para baños muy pequeños; otros encajan perfectamente en lavabos con pedestal y también hay muebles de baño esquineros, que permiten un mejor aprovechamiento del espacio disponible. Por otro lado, si te gustan los colores llamativos, también encontrarás muebles de baño que se adaptan a tus preferencias. Tanto si se trata de un mueble suspendido como de una columna o de un armario con lavabo o una estantería abierta, hay que elegir el mueble de baño teniendo en cuenta el espacio disponible y el diseño del propio mueble. Los muebles de baño suspendidos resultan perfectos para un espacio pequeño, ya que dan una mayor sensación de funcionalidad, espacio y ligereza visual. Además, a diferencia de los muebles suspendidos, tienen la ventaja de no necesitar ninguna obra de albañilería, sino que basta con arrimarlos a la pared. Si terminan con un zócalo o directamente con la base, serán menos funcionales a la hora de limpiar el pavimento, pero este es un problema secundario si la prioridad es aprovechar el espacio lo más posible. Sin embargo, hay un montón de soluciones para que los muebles de apoyo adquieran la misma ligereza visual que los suspendidos, gracias a largas patas que soportan bases en cualquier caso más profundas, y por tanto con mayor capacidad que las suspendidas. Este estilo, que es un término medio entre lo clásico y lo moderno y se caracteriza por mezclas de colores delicados y vivos a la vez, tiene su punto fuerte en los detalles.