Silla cuna mecedora


Cargar Mas

Y no acaba aquí, también está disponible con estampados Patchwork, ese estampado que está tan de moda, combinando con muchos estilos y proporcionando mucha personalidad a la estancia donde decidas colocarlo. Para un toque más nórdico, tenemos mecedoras tapizadas en varios colores que aportarán calidez a cualquier estancia. Y por este motivo, en esta tarea de Bricolaje, os vamos a enseñar a transformar una silla metálica en una confortable silla mecedora, añadiéndole unas llantas de hierro curvadas.

La mejor oferta en silla cuna mecedora

Después, preparamos los reposabrazos y cortamos las patas de la silla para que ésta se asiente bien en las bases. Para realizar esta tarea, sujetamos dos tacos a la mesa de trabajo, ponemos la llanta sobre éstos y la vamos golpeando con un martillo, hasta conseguir la curva exacta. Mención especial merece también este sillón mecedora Woltu por su versatilidad, elegancia y diseño ergonómico. Comenzaremos lijando bien las piezas de madera con la lijadora orbital y una hoja de lija de grano fino. Ahora, sólo nos queda disfrutar de una buena lectura al aire libre, aprovechando que hemos protegido la estructura con un esmalte que resiste perfectamente las inclemencias del tiempo. También es muy fácil de montar gracias a sus detalladas instrucciones y ofrece un asiento ergonómico ideal para dar el pecho a un bebé.

Lo mejor de silla cuna mecedora

Es capaz de aguantar hasta 100 kg de peso y su acolchado cubierto de tela resulta ergonómico y cómodo. Al contar con una base curvada, el usuario al sentarse solo tiene que dar algo de impulso hacia atrás para que esta empiece a balancearse suavemente. De hecho, se considera muy importante de cara a prevenir las varices en mujeres que acaban de dar a luz. Mecerse plácidamente y dar de mamar en este sillón, hamaca o butaca tiene muchos beneficios que la ciencia actual reconoce. Duncan Phyfe fue uno de los primero talleres en fabricar mecedoras y en introducir el estilo Imperio.  Te sorprenderás cuando la encuentres con nombres como silla mecedora, sillón mecedora o butaca mecedora.  El contraste de colores oscuros con los tonos más claros de los reposabrazos o del respaldo producirá un hermoso efecto.