Mecedoras de metal


Cargar Mas

 Las mecedoras son ideales para darle un toque rústico a nuestro hogar y en especial al salón, pues siempre se nos vendrá a la mente la típica imagen de una chimenea chisporroteando ligeramente mientras se consume la leña, y al lado estamos sentados en una mecedora con nuestra media naranja, mientras nos arropamos del frío. Las mecedoras tienen una larga tradición, su origen se remonta al siglo XVIII en Inglaterra, aunque muchos siguen asegurando que fue una invención del estadounidense Benjamin Franklin. Por su parte, el asiento también puede estar hecho de estos materiales, siendo la madera el más común, por su mayor confort y calidez.

La mejor oferta en mecedoras de metal

  Te sorprenderás cuando la encuentres con nombres como silla mecedora, sillón mecedora o butaca mecedora. Las patas curvas de este tipo de sillas, así como los respaldos, se construían con maderas muy  flexibles. Para ello nos hemos basado en el prestigio de la marca, el precio y las opiniones favorables de los clientes de Amazon. La podemos poner en la sala de estar, en el dormitorio o, incluso, en el jardín, terraza o porche de nuestro hogar. En Inglaterra, por ejemplo, hasta bien entrado el siglo se las consideraba como un mueble afeminado, para uso de impotentes e inválidos. Por ejemplo, Benjamín nos cuenta sobre ella que “me encanta su diseño moderno con toques clásicos y retro” ya que “me resulta igual de cómoda que la que tenía mi abuela en su casa y que usaba cuando era pequeño”.

Mejores precios de mecedoras de metal

Según Romina, se trata de “una silla de ocio con estructura metálica muy versátil dentro del comedor o la sala de estar”. Es ideal para salones y comedores de inspiración nórdica, para dormitorios y habitaciones infantiles y de bebé. Al contar con una base curvada, el usuario al sentarse solo tiene que dar algo de impulso hacia atrás para que esta empiece a balancearse suavemente. En cualquier caso, la mecedora de jardín expresa una sensación de bienvenida y familiaridad como ningún otro mueble. Ya no son tan populares como solían ser, pero en su apogeo, se podían encontrar una en prácticamente cualquier sala de estar. Si es cierto que nadie nos prohíbe llevar muebles de jardín para refugiarnos, también es cierto que puede dejarlo en manos de los elementos más de lo necesario o, simplemente, no tiene un cuarto de almacenamiento donde pueda colocarlos al final del verano. Tu casa es lo unico en su tipo, encuentre estos productos de calidad muebles, muebles para hoteles, silla de los fabrincates con certificaciones.