Mecedora caña


Cargar Mas

Por norma general, casi todos los artículos que tenemos son piezas originales de época, por lo tanto, tienen signos de uso.La llegada de un bebé siempre es muy emocionante, pero si además es el primero, las compras y los preparativos se disparan. Hoy en día, casi nadie se decide a fabricar la cuna con sus propias manos; sin embargo, no es una labor complicada, puede resultar muy entretenida y, sin duda, se convertirá en un recuerdo para toda la vida.

Mejores precios de mecedora caña

La estructura será mixta, en madera de pino alistonado y varillas de aluminio, que serán las que conformen la base. Después, presentamos las plantillas sobre las piezas de madera de pino alistonado y marcamos el contorno con un lápiz de color rojo. Tomamos las medidas, las marcamos en el listón redondo de pino, colocamos un papel a modo de guía y cortamos cuatro piezas, dos para la parte de arriba y dos para la de abajo. A continuación, para sujetar la cesta a las patas, practicaremos dos agujeros ciegos, con una broca de 9 mm, en la parte superior de la cara externa del cabecero y de los pies. Para eso, colocamos las barandillas entre dos listones, las sujetamos con sargentas, medimos la distancia entre listones y señalamos en la mitad el punto de taladrado; aseguramos así que todos los agujeros ciegos van a la misma distancia y profundidad. Como medida de seguridad, estableceremos una distancia menor a 6 cm entre un agujero y el siguiente.

Mejores precios en la red de mecedora caña

Enchufamos la fresadora al aspirador para evitar que se llene todo de serrín, ajustamos la profundidad y repasamos todas las piezas por ambas caras. Finalmente, lijaremos todas las piezas, les quitaremos el polvo y las pintaremos con barniz acrílico blanco. Insertamos los rilos en los travesaños con un destornillador y después encajamos éstos en las patas mediante los pomos con varilla roscada. Rematamos la barandilla colocando el otro listón y dando unos golpecitos para que encaje perfectamente. La única pega que podría ponerle es que es muy bajita y no todo el mundo puede sentarse y levantarse con facilidad. No solo es bonita, es muy original y supercomoda y la puedes poner en cualquier rincocito de casa xq apenas ocupa espacio. No sé si con el uso se deteriorará, pero lo cierto es que hoy por hoy le estoy dando bastante uso.Llegas a tu casa, derrotado después de una jornada de trabajo agotadora y lo único que quieres es descansar. Pero eres una persona responsable, y sabes que por muy cansado que estés, no hay descanso para los que se preocupan del medio ambiente. Solo eso ya es razón más que de sobra para comprar sillas de bambú para la terraza (por ejemplo).