Fundas para sofas modernas


Cargar Mas

Hemos comentado los distintos tipos de tela que existen para confeccionar fundas de sofá. Las diferencias que existen entre los tejidos o fibras naturales como pueda ser el algodón o el lino y las artificiales. Entre estas últimas destaca, evidentemente, el poliéster que ofrece a las fundas de sofá mucha más resistencia y evita que se arruguen. Hay otro aspecto que te interesa saber sobre las fundas de sofá y es su grado de resistencia al sofá. Y cuando decimos roce nos referimos al hecho de cuántas veces se puede sentar una persona encima de una funda de sofá sin que se deteriore. Esto se comprueba en un laboratorio (no hay más remedio) y se hace con el denominado check Martindale. El poliéster es una fibra artificial que añade mucha durabilidad, no tan sólo a las fundas de sofá sino a todo tipo de tejidos.Estos sillones de una sola plaza, son el mejor lugar para relajarte después de una jornada dura de trabajo. Mantenerlo como nuevo y aportar confort en tu espacio, es sencillo gracias a las fundas para sofás reclinables de esta sección. Muy utilizados por dueños de mascotas en la mayoría de los casos. También los puedes comprar con un diseño muy moderno, en colores que destacan para cambiar la decoración de tu salón.Atrévete a romper la monotonía dando un aire fresco y alegre. Tejido elástico de alta calidad disponible en varios colores para encontrar justo el tono que necesitas en tu salón. Función economizadora en nuestra decoración – Con las diferentes fundas modernizar el mueble es mucho mas barato que reponerlo o tapizarlo. El Sofá quedará totalmente protegido del polvo diario, roces de pantalones, pisadas de los zapatos de nuestros hijos, arañazos y pelos de nuestra mascota, etc. La mayoría de estos conjuntos incluso vienen con fundas adicionales deslizables para tus cojines.

La mejor oferta en fundas para sofas modernas

A nosotros nos encantan los cojines negros y blancos, añadiendo textura. Los cojines con textura de colour blanco y negro son todo un acierto.Es un tejido que mezcla el algodón y el poliéster. Pon unos cojines a cada lado y que midan entre 50 y 60 centímetros. Poco a poco el foulard fue introduciéndose en las casas como una pequeña manta que, como hemos dicho, se puede poner encima del sofá o para proteger los pies en la cama. Es muy cómodo y muy indicado para llevárselo de viaje. Es decir, que puedes estar comprando una tela gruesa pensando que va a ser muy resistente pero el grosor no tiene nada que ver con la resistencia. Bien es cierto que si decoras tu chaiselongue con un cojín adecuado, puedes utilizar esta parte como un nuevo sillón.

Deja una respuesta