Pequeños cofres de madera


Cargar Mas

Un cofre es una pequeña caja de seguridad en la que almacenar tus joyas, accesorios y demás objetos valiosos. Una pieza que a todos nos evoca aquellas historias de piratas que hemos escuchado de niños y que, además, puede servirte para decorar tu dormitorio, el salón o cualquier otra parte de tu casa. Sinceramente, su estética hace que parezca más antiguo de lo que realmente es, por lo que queda fenomenal en ambientes de estilo retro o clásico”.

La mejor oferta en pequeños cofres de madera

Los primeros son adecuados para almacenar joyas, accesorios y pequeños objetos de valor, mientras que los segundos son más útiles para guardar la ropa de cama y otros elementos textiles de mayor envergadura. De hecho, hasta puedes usarlo para que contenga el auténtico presente que le quieres dar a ese ser querido. Asimismo, es habitual también que cuenten con un espejo en la parte interior de la tapa y con una cerradura con candado. Por su parte, los adultos los utilizan también para sus joyas y para cualquier objeto valioso que deseen. Sobre el mueble del lavabo para tener a mano tus utensilios de maquillaje o tus accesorios y complementos, por ejemplo. Por ejemplo, si lo que quieres es una caja en la que almacenar de forma ordenada pequeños objetos de valor, entonces aprovecha una oferta en cofres.

La mejor oferta de pequeños cofres de madera

Y el ensamblaje “a cola de pato” era uno de los ensamblajes estrella en el arte de la carpintería. Se han encontrado ejemplos de este tipo de ensamblaje en algunas piezas de mobiliario descubiertas en la cámaras funerarias egipcias así como en tumbas de emperadores chinos. Su habitación, su mundo, hasta ahora su hábitat seguro, imperturbable, su castillo, su fortaleza, estaba empezando a cambiar. Aunque al salir a aplaudir al balcón cada día con sus padres y hermanas mirara con añoranza los árboles de la acera de enfrente, que empezaban a verdear. Las colecciones de aventuras, piratas y princesas fueron a parar al suelo, en bonitas columnas multicolores. Las cajitas de Playmóvil del fondo del armario salieron al pasillo, a la espera de la decisión final con sus hermanas y sus padres. Variopintos, dispersos, alegres, evocadores de sueños, proyectos, descubrimientos, viajes y aventuras. Un universo que ahora viajaba, inexorablemente, hacia una gran bolsa de basura plantada en medio de la habitación. Respeto a la construcción de este cofre de madera, destacamos su ensamblaje “a cola de pato” característico de épocas pasadas. Un baúl de metal desgastado o una cómoda de cuero batido pueden añadir un toque urbano y vintage.